boletín 1020

La voz de los estudiantes durante la pandemia

Octubre 10, 2021166

Más de 3 mil estudiantes inscritos, por inscribirse o egresados de programas de educación en línea participaron en la encuesta que la compañía editorial multinacional Wiley condujo para conocer sus actitudes, percepciones y conductas. El informe se divide en cuatro secciones: motivación, toma de decisiones, costo de los estudios y características del estudiante de programas en línea.

En cuanto a motivación, el 85% señaló disfrutar la flexibilidad que la educación en línea aporta y el 78% su conveniencia, mientras que el 51% dijo apreciar la posibilidad de terminar los programas más rápidamente. Al preguntarles sobre lo que buscaban al inscribirse en una institución educativa, 30% señaló su crecimiento personal, 26% trataba de mejorar en el área que ya maneja, 25% quería incrementar sus perspectivas laborales y 25% intentaba asegurar un primer trabajo profesional. Este último aspecto estuvo en primer lugar al solicitarles jerarquizar sus motivos para estudiar. El 45% reportó no encontrar diferencias en calidad entre la educación en línea y la de aula física, y un 20% adicional considera que los programas en línea son de mejor calidad. Además, el 49% reportó que considera que los empleadores no ven diferencia entre ambos tipos de educación y un 15% adicional considera que los empleadores ven a la educación en línea como mejor. Finalmente, ante la pregunta: ¿si volvieras a vivirlo, participarías en aprendizaje en línea?, el 79% contestó afirmativamente y 63% considera que en el futuro tomará otro programa en línea.

En lo que se refiere a cómo se decidieron por el programa, 80% eligieron estudiar en línea antes que cualquier otro atributo del programa. Al tener oportunidad de identificar los factores más importantes en la decisión, el campo específico de estudio que buscaban resultó ser el más relevante. Una vez en el proceso de registro, lo más difícil fue lo relativo a las finanzas: cómo pagar las colegiaturas y cómo llenar los formatos de ayuda económica. En cuanto al diseño del programa, el 87% valora el que haya diversas fechas de inicio; el 76% prefiere un programa totalmente en línea y al 70% le gustaría poder cursar más de una asignatura a la vez, para acortar la duración del programa. Más de las dos terceras partes prefiere un formato asincrónico y el 65% prefiere tener flexibilidad para avanzar fuera de una cohorte específica.

En el rubro de pago por el programa, las cuotas resultan relevantes para las tres cuartas partes de la muestra estudiada. El 57% contaba con apoyo financiero vía becas, préstamos, etc.

Las características del estudiante en línea pueden sintetizarse así: la mitad tenía experiencia previa en un programa totalmente en línea; el campo de estudio más popular es educación; y el 69% representa al primer miembro de la familia en ir a la universidad (comparado con el 29% de los estudiantes matriculados actualmente).

En conjunto, los principales hallazgos de la encuesta son:

  1. Antes de la pandemia, la tercera parte nunca había considerado el aprendizaje 100% en línea y la mitad indica que en este periodo mejoró su perspectiva al respecto.
  2. El 50% había ya estudiado en línea y tiene interés en contar con más interacción con sus pares y docentes.
  3. El 61% contestó que preferiría un programa en línea de otra universidad en lugar de inscribirse en uno presencial.
  4. A pesar de las posibilidades que ofrece, el 67% se inscribió en instituciones que se encuentran a un máximo de 100 millas de su casa.
  5. Hay diferencias importantes en lo que los estudiantes de programas en línea buscan: mientras algunos quieren hacer su curso en un celular, otros no; hay quienes no quieren tener descanso entre un curso mientras que otros prefieren tener recesos.
  6. Incluso becas modestas pueden convencer a los estudiantes de escoger una institución sobre otra: 38% cambiaría de universidad por 500 dólares al año y el 60% por mil.
  7. De los estudiantes ya graduados, el 93% atribuyó su capacidad de logro a su programa en línea: más de la tercera parte tuvo aumento de sueldo, 38% inició una nueva carrera, 31% consiguió nuevos trabajos, 28% tuvo una promoción y 24% adquirió nuevas responsabilidades.
  8. Lo que más les preocupa de la educación en línea es: una pesada carga de trabajo (30%), poca interacción con docente y compañeros (30%), y la necesidad de autodisciplina para completar el curso (27%).

Capranos, D., Dyers, L. y Magda, A. J. (2021). Voice of the online learner 2021: Amplifying student voices in extraordinary times.