boletín 1020

Acciones que moldean el futuro de la educación

100

El campus Skysong de Innovación de la Universidad Estatal de Arizona fue escenario de un encuentro de 129 agentes de cambio en la educación superior, en abril pasado. El resultado fue un comunicado con diez acciones para mejorar el éxito de los aprendices, la colaboración, liderazgo, entornos de aprendizaje y fluidez digital. Dichas acciones son:

  1. Promover acceso y equidad. Mientras la educación basada en tecnología ha abierto avenidas para aprender, también ha generado una brecha creciente en los pasados 25 años y existe una falta de diversidad en las autoridades de la educación superior. La capacidad tecnológica debe aplicarse para incrementar el acceso, equidad y diversidad, con objeto de lograr una educación superior más inclusiva.
  2. Conectar la educación y la fuerza del trabajo del futuro. Existe una economía de machine learning emergente que plantea desde escenarios utópicos hasta distópicos. Es necesario que se generen conversaciones estratégicas entre líderes educativos y de la industria para definir los planes. Resulta indispensable la colaboración entre ellos para articular respuestas a las demandas de la fuerza de trabajo del futuro y el desarrollo de experiencias de aprendizaje a lo largo de la vida que resulten significativas.
  3. Construir constelaciones de innovación. Con frecuencia las redes conjuntan a organizaciones similares en cuanto a composición y misión, lo que lleva a trabajos con una perspectiva limitada. Resulta necesario incluir a personas y organizaciones con enfoques distintos, para generar aprendizajes mutuos y construir redes parecidas a las constelaciones de innovación.
  4. Reconocer todas las formas de aprendizaje. La educación superior debe abogar por el aprendizaje a lo largo de la vida, que incluye el informal y la capacitación profesional. Los cambios que se están dando a través de micro-credenciales e insignias digitales se encaminan al reconocimiento formal de cursos cortos. El reto es integrar experiencias de aprendizaje que conduzcan a un desarrollo laboral relevante.
  5. Personalizar el aprendizaje. Desde hace un cuarto de siglo se habla del tema, para atender a las necesidades individuales de cada estudiante. Las analíticas del aprendizaje, el blockchain, el aprendizaje adaptativo y machine learning nos permiten entender lo que cada alumno requiere y aportarle recursos e intervenciones oportunas, al tiempo de que genere mayor agencia en su proceso.
  6. Humanizar el aprendizaje. Resulta necesario que los docentes e incluso los bots integren contacto empático y auténtico en los materiales y comunicación durante el curso para que el aprendiz se sienta comprendido, apoyado y bienvenido en el entorno educativo.
  7. Reforzar el liderazgo intergeneracional para futuros de aprendizaje. Debido a que el aprendiz es el principal personaje del proceso, sin importar su edad, su voz debe ser escuchada al analizar las necesidades y retos complejos que se enfrentan. Es necesario, también, encontrar y dar poder a la siguiente generación de líderes en tecnología dentro de la educación.
  8. Promover el aprendizaje inmersivo. La realidad extendida (que integra realidad virtual, aumentada y mixta) permite que el estudiante se sitúe en cualquier escenario e interactúe auténticamente con su contexto. Un reto es su costo actual.
  9. Innovar aplicaciones de inteligencia artificial. Su potencial está tanto en la atención a las necesidades individuales del estudiante, como en la posibilidad de aportar una evaluación más eficiente y sofisticada de los aprendizajes. El reto consiste en combinarla con la capacidad humana para profundizar el aprendizaje.
  10. Incluir enfoques basados en datos para el éxito del estudiante. Si bien tenemos una gran cantidad de datos sobre el proceso de aprendizaje a nuestro alcance, generalmente no se aprovechan. Se necesita precisar cuáles son las medidas de éxito del estudiante y cómo pueden las instituciones captar, analizar y compartir de forma segura esa información.

ASU. (2018). ShapingEDU: Dreamers, doers, and drivers shaping the future of learning in the digital age. Recuperado de: Arizona State University.